BREVE HISTORIA CLUB ROTARIO BOGOTÁ CHAPINERO

Nuestro club es el tercer club que se fundó en Colombia después del de Barranquilla y Bogotá Centro, sigue el de Chapinero fundado en 1958.

 

Para la expansión Rotaria, Bogotá Centro recibió la orden de fundar un nuevo Club y escogió el territorio de Chapinero; para lograrlo nombró un delegado que se conectó con Rafael Hurtado, sub-gerente de la Sucursal Chapinero del Banco Francés y de Luis Otero, Gerente del Banco de Colombia del mismo sector; con ellos tomábamos tinto casi todos los días a las 10:30 A.M. en la carrera 13 con calle 59, donde nos encontrábamos los nuevos profesionales que trabajamos en el sector de Chapinero. Ellos nos indujeron para ingresar al Club y después de varias clases e instrucciones terminamos en el Club del Comercio de Bogotá, en la calle 60 con carrera 6, donde nos · dieron la Carta Constitutiva. Desde entonces nuestra labor ha sido incansable, muy eficiente de muchas obras que han beneficiado a mucha gente y nos ha dado la satisfacción y la alegría de "dar de si antes de pensar en si".

 

El Papa que coincide con Paul Harris, en que hay que vivir con alegría y que la alegría únicamente se consigue dando a los otros. En conclusión, una de las grandes satisfacciones en nuestras vidas es ingresar al Club Rotario Internacional y cumplir con todos sus preceptos. Allí encontramos los mejores amigos de nuestras vidas, que son una garantía de honorabilidad y se integran con todas las familias para una vida feliz.

 

Actualmente el ingreso a los clubes rotarios es de personas más jóvenes que lo que eran en nuestros tiempos, pero así se mejoran los países, la humanidad entera, un ejemplo nos lo da el club de Houston que regaló una planta eléctrica solar para condensar el agua de la atmosfera en la Guajira y es una gran ayuda para este territorio. También el mismo club ayudó con becas al Club Rotario de Zipaquirá, fundado por nosotros. La Fundación Rotaria Internacional, ayuda en las emergencias de todo el mundo, así en el Líbano logramos dar la plata para comprar el sitio donde se reconstruyó la ciudad después del siniestro. Sigamos con actividades de beneficio para la comunidad, utilizando la ayuda de todos los clubes del mundo y de Rotary International


 

 



 

Invocación Rotaria

Álvaro Cruz

Tomado de la Revista “50 Años Club Rotario Bogotá Chapinero” (2008)

 

Hace 50 años con un grupo de amigos dimos comienzo a este club Rotario. Todos, con muy limitadas excepciones, éramos personas recién salidas de la adolescencia. Realmente no sabíamos con certeza que significaba la doctrina rotaria, pero teníamos una cosa en común: éramos gente de bien.

 

Pertenecemos a ese sector minoritario de las gentes pensantes, que comprenden y tratan de cumplir su deber ante Dios y ante los hombres, que, en medio de una sociedad anestesiada, materialista e indolente, incapaz de compartir el sufrimiento de los seres que la constituyen, somos un grupo de Colombianos hasta cuya alma no se ha asomado aun la indiferencia ante las vicisitudes y los infortunios de nuestros compatriotas y mucho menos ante los problemas y desastres de una nación.

 

Hemos llegado aquí al Rotarismo, con itinerarios distintos, desde distintos puntos cardinales, pero en procura de la misma meta. Unos nos iniciamos hace ya muchos años y otros quienes se encuentran en el risueño amanecer de la vida, están apenas comenzando a prestar su concurso, pero todos absolutamente todos, estamos inspirados en el mismo afán de servicio a la comunidad y a nuestra nación...